Visitas desde Mayo 17 de 2008

lunes, septiembre 1

Don Camilo Slait....

Llego  a  Buenaventura  en  1976   y  encuentro  que  mi  padre   tiene  al  antiguo   Barco  “Juan  De  Ladrilleros”  acondicionado  como  tanquero,  para  traer  al  puerto,  desde  Panamá,  desde  la  hermosa  isla  de  Taboguilla  y  desde  el  puerto  “Puerto  Caimito”  aceite  de  pescado…es  para  fabricar  en  Buga   margarina….con  el  tiempo  vi  todo  ese  proceso….se  le  quita  el  olor  y  sabor  a  pescado   con  un  chorro  de  hidrógeno…un  proceso  industrial  que  se  suma  a  otros  para  agregarle   sabor  y  color  de  mantequilla  a  esa   grasa   gris,  casi  negra…

El  Juan  de  Ladrilleros  se  hunde  en  medio  de  una  fuerte  tormenta  en  ese  inquieto  océano  Pacifico….

Es  entonces  cuando  mi  padre  me  indica  que  vaya  a  ver  las  condiciones  de  una  barcaza  de  600  toneladas,  6  tanques  independientes  a  Barranquilla….

Quien  me  sirve  de  amigo  intermediario  es  el  capitán Mauricio  Botero  a  quien  llamamos  Boterito  por  su  pequeña  estatura…es  un  ingeniero  naval,  que  estudió   en  Alemania….es  un  capitán  de  la  armada  colombiana  a  quien  conocí  siendo  oficial   en  la  bella  ciudad  de  Barranquilla….

Me  lleva  a  casa  de  don Camilo  Eslait  y  me  comenta  que  se  trata  de  un  individuo  muy  versátil, que  está  pendiente  de  sus  artefactos  navales,  de  sus  fincas  ganaderas   y  de  varias  propiedades….es  un  hombre  dedicado  a  un  intenso  trabajo…

Recuerdo  que  me  llevó  a  un  restaurante  y  a  su  casa,  donde  su  esposa  nos  preparó  comida  árabe….le  conté  que  me  encantaba  el  Kibbe  y  el Tabule…hablamos  de  barcos,  de  mi  carrera  en  Cádiz,  de  mi  familia…de  mi  colegio  Biffi…

Reímos   y  me  dijo  que  el  tal  Holmes  Trujillo,  era  un  tipo  que  solo  ambicionaba  tener  en  su  corrículum   el  ser  candidato  a  la  presidencia…le  dije  que  fui  comunista  en  mi  juventud,   y  rió  a  carcajadas  porque  sabía  que  mi  padre  era  muy  conservador…

Me  llevó  a  ver  la  barcaza….tenía  a  unos  trabajadores  pintando  la  cubierta  y  soldando  unos  imbornales…creo  que  hablaba  por  un  Walkie-Talkie….no  había  celulares en  esa  época….

La  inspección  la  hice  con  muchas  fotos  -llevé dos  cámaras,  una  Nikkon  y  una  Fuji-  un  cuaderno  de  notas   y   mi  padre  me  estuvo  dando  indicaciones  para  esa  inspección….

Creo  recordar  que  don  Camilo  me  llevó  al  restaurante  del  hotel  Majestic  o  al  Brandes…pero  lo  que  más  recuerdo  es  esa  comida  árabe  en  su  casa….le  conté  mi  agrado  al  comer  en  el  restaurante  Trípoli  y  en  el  Merendero  en  mi época  de  estudiante  de  bachillerato….

Era  1978  o  poco  después…por  eso  algunas  cosas  las  recuerdo  vagamente….y  algunas  fotos  ya  se  han  perdido….

Tampoco  recuerdo  si  conocí  a  su  hija  Zamira  y  a  sus  otros  hijos…solo  a  la  madre  de  ellos…

Otro  amigo  de  mi  padre,  el  llamado  “perro  Vera”,  un  capitán  también  de  la  armada,   trajo  el  remolcador  de  mi  padre  de  Buenaventura  a  Barranquilla,  equipado  con  un  poderoso  motor  Atlas  Imperial  de  600  B.H.P.  con  un  bolard  pull   -es  decir  una  potencia  de  arrastre  de  50  toneladas   en   el   largo  lazo  de  naylón  de  3  pulgadas  de  espesor-   y  que  fue  una  de  mis   preocupaciones   durante   los  años  que  hicimos  viajes  de  trabajo….hasta  4  viajes  mensuales   y  mi  padre  yo  nos  alternábamos  el  trabajo  de  acompañar   al  remolcador  y  su  barcaza  o  pangón…era  un  cambio  de  roll   que  yo  hice  varias  veces  como  viajero  a  bordo  de  la  barcaza…y  recuerdo  esas  noches  llenas  de  estrellas  en  la  cubierta  de la  barcaza….las  noches  del  Pacífico  son  espectaculares   y  recordaba  las  noches  de  Barranquilla  cuando  se  iba  la  energía  eléctrica…estrellas  ensoñadoras….

 
Don  Camilo  Eslait   ha  dejado  una  profunda  huella  en  sus  amistades  y  familiares…tal  como  lo  hizo  mi  padre,  ese  marino  nacido  en  Palmira,  arquitecto  naval  del M.I.T.   de  Boston  que  nos  dejó  en  1998…cuando  ya  me encontraba  en  España…

Camilo  y  Alfonso…dos  hombres  irrepetibles…..

JJMM
  








No hay comentarios: