Visitas desde Mayo 17 de 2008

jueves, enero 3

Pedro el Romano



El Papa Pedro El Romano, es un hombre muy especial. En el lugar de una sotana de costosos bordados, encontramos  una tela de arpillera similar a la tela de un costal de café. A lo áspero del atavío vemos un color oscuro, variado, de marrones y grises.

El báculo ya no es el costoso y decorado en oro madero, hueco, y barnizado, sino un tronco pesado que actúa de ayudante para ese pesado y lento andar.

Ese andar, es ayudado por unas sandalias de cuero, sin curar, y sin el menor adorno. Los pies están envueltos en una tela sencilla a modo de calcetines.

Para el frío, una tela de algodón y lana envuelve sus  hombros. Largas  barbas canosas, y penetrante mirada de ojos muy negros, y piel bronceada por el sol y quemada por el fuerte viento del camino.

Sus trayectos en avión son en clase turista, o en trayectos cubiertos por líneas aéreas de bajo costo. Lo acompaña un monje franciscano, de aspecto más desaliñado  que el de Pedro El Romano.

En cada ciudad va a sitios donde se albergan ancianos pobres. Su frugal alimento son sopas y arroces sin condimentos y ensaladas sin sal. De vez en cuando come pescado. Nunca carne de bovino.

Habla al público solo en plazas populares. Y su verbo pausado y tranquilo nos trae el mensaje de un hombre que murió crucificado por el imperio romano hace poco más de veinte siglos. Ese mensaje ha sido pervertido por las fuerzas de la nueva Roma, pero Pedro el Romano ha venido a poner las cosas en su sitio.

Nos invade un misterio. No sabemos como los cardenales del Vaticano no eligieron uno de esos ricos cardenales. Según el derecho de la pequeña ciudad del Vaticano, el cónclave cardenalicio puede elegir a cualquier persona bautizada. Y ellos eligieron a un oscuro sacerdote del medio oriente. Como si se necesitara  remozar el discurso de la cristiandad, es un Cristo del siglo XXI quien dirige los destinos de ese enorme grupo humano y nos habla desde los lugares ocupados por los sencillos hombres de trabajo social, con un fácil mensaje…ser felices y el amor como única forma de lograrlo.

No hay comentarios: